Editorial del jueves 21 de Febrero de 2002

A veces hay noticias pequeñas, sin mucha trascendencia, pero que nos ponen de buen humor, o de buena leche, para ser más exactos.

Una asociación cántabra llamada “La Buena Leche”, que obviamente se refiere a la leche materna, ha llegado a un acuerdo con un cine para hacer cada jueves una sesión especial para mujeres lactantes.

Con el volumen ligeramente más bajo y una luz tenue, adecuadas para madres y bebes, harán precios especiales y potenciarán la normalidad a la cual muchas mujeres han de renunciar cuando amamantan a sus hijos.

UNICEF ha dado apoyo a la iniciativa, recordando que todo es bueno para potenciar y defender la leche materna. Deberíamos añadir que es igualmente bueno que una madre pueda dar el pecho a su hijo sin tenerse que esconder como si fuera una cosa vergonzosa.

Ha quedado atrás la época en que era posible ver de tanto en tanto a bebés mamando en lugares públicos. ¿Quién se atreve hoy a hacerlo en un autobús, en el metro o en el banco de una plaza pública? Esta es una imagen que nada más vemos en los reportajes del Tercer Mundo.

Aplaudimos la iniciativa de “La Buena Leche” y reivindicamos que las mujeres sean libres para dar de mamar a sus hijos, si quieren, y su derecho a hacerlo donde quieran.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net