Editorial del miércoles 30 de Enero de 2002

Cada día es un día internacional de alguna cosa. Y muy a menudo también se celebran cumbres mundiales de grandes causas, la mayoría perdidas... pero por eso se hacen cumbres, para luchar contra los olvidos injustos.

Hoy nos ha emocionado saber que se hacía una cumbre mundial del retrete en Pekín, recibida por los chinos como un nuevo éxito de la capital, después de ser escogida como sede mundial de los Juegos Olímpicos del 2008. Quizás pensarán que es para cagarse, pero es real.

La más avanzada tecnología en lavabos, así como todas las autoridades mundiales en la materia se reunirán en una ciudad dónde paradójicamente no hay retretes ni en la mayoría de restaurantes ni en muchas casas particulares. Los pequineses lo resuelven en baños públicos, donde aún no ha llegado el papel higiénico ni, en muchos casos, las puertas. Se ve que, lo que para nosotros es un momento para la intimidad, ¡allá puede ser colectivo...! Y además comen arroz, ¡y mira que estriñe!

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net