Editorial del jueves 24 de Enero de 2002

Hoy en Figueras no es un día normal.

Esta noche la Unión saldrá a perseguir el sueño de David ante el Goliat gallego.

Ayer los chicos de Pere Gratacós pasaron por la peluquería porque las promesas se deben cumplir. Alguien pensó que si llegaban a las semifinales se teñirían el pelo de rubio, y de rubio "Marilyn Monroe" aparecieron ayer en el entrenamiento del "Vilatenim".

Aunque alguien haya advertido que se debe ir con cuidado con los sueños porque a veces se hacen realidad, no hay nada que todos deseemos más que un equipo modesto y de Segunda B, cambie el fatalismo del destino.

Si ganan, los once jugadores del Figueras disfrutarán de una semana de sol y de playa en una isla del Caribe, ese es el premio, ya lo ven. Poco comparado con la épica que siempre hay al lado del pequeño imponiéndose al grande.

Suerte chicos. ¡Esta noche, también el vuestro es más que un club!

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net