Editorial del lunes 21 de Enero de 2002

En la revista interna de la Asociación de la Policía Autonómica Catalana, es decir, los mossos d'esquadra, se anuncian, en el último número trimestral, dos casas de alterne, una en el Bages y la otra en Castelldefels. Esta última, curiosamente, es un caballo de batalla para los vecinos, que hace tiempo, que luchan para que la cierren.

Las dos casas de citas se encuentran al lado de la autopista y se anuncian con un espacio considerable en la contraportada de la revista.

Que en la revista de los mossos aparezca esta publicidad es como si en la revista de Hacienda salieran anuncios de Gescartera; en una de la Iglesia, marcas de preservativos, o en la del colegio de médicos, nombres y direcciones de curanderos.

Fuentes del sindicato de los mossos ya han dicho que no son conscientes de que se fueran a publicar estos anuncios. Ciertamente, las empresas que contratan publicidad, a veces, son externas y no tienen nada que ver con la publicación... La pregunta que nos hacemos es ¿por qué estas "casas de perdición", como antes se las conocía, consideran que un buen lugar para anunciarse es la revista de los mossos? ¿Para poder responder a la pregunta de los conductores interesados en estos servicios?

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net