Editorial del miércoles 16 de Enero de 2002

¿Se imaginan que Rodrigo Rato, Ministro de Economía en activo fuese homosexual y acabase casándose con otro hombre? A veces es saludable plantear hipótesis atrevidas, como ésta, para ser totalmente conscientes de la magnitud de las diferencias. Entre España y Noruega, por ejemplo.

El homólogo de Sr. Rato en el País escandinavo, es decir, el actual Ministro de Economía, y, atención, también miembro del partido conservador noruego, Mister Per-Kristian Foss, acaba de contraer matrimonio con un hombre con el que llevaba viviendo 21 años. Es la primera vez que un ministro de cualquier lugar del mundo se atreve a dar un paso como éste. Claro que Noruega es Noruega y allá desde el año 93 se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Es cierto que también los noruegos tan tolerantes en cuestiones privadas no consentirían seguramente que el Ministro de Economía del país tuviese intereses en más de 50 empresas (que facturan más de 10.000 millones de pesetas), hubiese nombrado para cargos importantes personas después acusadas de corrupción y fraude, o que la familia hubiese recibido créditos millonarios de bancos de nombre imposible de Hong- Kong...

Un Ministro de Economía con este curriculum en Noruega sería impensable... En cambio, qué curioso, aceptan a uno que cuando acaba su trabajo se va a casa con otro hombre. Pequeñas diferencias.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net