Editorial del martes 8 de Enero de 2002

La figura del "caganer" -figura tradicional catalana- en el belén ¿es de mal gusto? ¿pornográfica, quizás?

Que se lo pregunten al artista catalán Antoni Miralda que expone estos días una polémica vitrina en el museo de California. La Liga Católica Americana para los Derechos Religiosos y Civiles ha pedido la retirada urgente de las diversas figuritas del tradicional "caganer " que el artista tenía expuestas.

Evidentemente no es comparable la destrucción de los Budas milenarios afganos por parte de los taliban, con esta intolerancia de la Liga Católica Americana; no es comparable por las proporciones de todo junto, pero sin dudas, comparten la misma base ideológica "el que es ofensivo para mí lo tiene que ser para todo el mundo y tiene que ser destruido o retirado de la vista pública".

El arte no tiene mucho que ver con el gusto ni con la ideología, aunque los poderosos siempre lo han visto con desconfianza y han procurado mantenerlo a ralla.

¿Cosa de los fundamentalistas americanos?

No se lo crea. Según recoge hoy La Vanguardia, el presidente de Entidades Católicas E-Cristianos, Josep Miró Ardèvol, da la razón a los católicos americanos y considera que el caganer catalán no es exportable y tendría que ser una especie a extinguir.

Suerte que como dice Octavio Paz "la democracia es el régimen de las opiniones relativas". No es la del señor Ardèvol ni la de los que piensen lo contrario.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net