Editorial del jueves 18 de Abril de 2002

Hoy llega a las farmacias el primer test de fertilidad masculina, un test que tiene una eficacia muy alta (el 98%) y que se puede hacer cómodamente en la intimidad del hogar.

En España hay unas 600.000 parejas estériles y aunque los expertos se cansan de repetir que, en el 50% de los casos, la falta de fecundación es debida al hombre, la mayoría de las parejas comienzan visitando al ginecólogo y haciéndose todas las pruebas pertinentes. Una vez descartada la primera hipótesis -que curiosamente es siempre la que señala a la mujer- es cuando el hombre empieza a pensarse en hacerse la prueba del semen. Pero ir a un centro de análisis y encerrarse en una habitación con un bote en la mano, es una experiencia disuasiva para muchos hombres, sobre todo aquellos que no acaban de distinguir entre potencia sexual y capacidad de fecundación. ¡Ahora qué pensarán de mí!, ya me entienden...

Pues bien, un laboratorio español, dirigido por un profesor español de biología reproductiva de Harvard, ha encontrado un método doméstico y eficaz para hacer esta primera prueba de calidad del esperma. En menos de un minuto, el interesado sabrá si hay una concentración superior o inferior a 20 millones de espermatozoides por milímetro que es la cifra frontera entre la fertilidad y la infertilidad.

De esta manera rápida y discreta, puede que muchas mujeres se ahorren pruebas innecesarias para ellas, normalmente más incómodas y complejas que las que se tienen que hacer para conseguir líquido seminal.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net