Editorial del jueves 11 de Abril de 2002

Hoy hemos sabido que ayer, en la Comisión de Sanidad del Congreso, el Partido popular rechazó la propuesta de los socialistas de incluir la Viagra en la Seguridad Social.

En España, la temida disfunción eréctil afecta a casi dos millones de hombres, muchos de los cuales son pacientes que tienen diabetes, o son víctimas de otros medicamentos que han de tomar y que tienen este molesto efecto secundario.

Muchas sociedades médicas piden desde hace tiempo la cobertura pública para un tipo de pacientes que, a su enfermedad crónica, han de añadir la falta de erección como consecuencia de la medicación que toman. Entendemos la importancia de una erección normal para cualquier hombre, pero entendemos también que hay otras necesidades colectivas no atendidas por el Estado, que quizá serían prioritarias. Por ejemplo, hace dos años, Ezquerra Republicana propuso al Congreso que los productos de higiene femenina no pagaran impuesto de lujo. El 100% de las mujeres en época fértil han de utilizar compresas o tampones, y los hemos de pagar a precio de capricho.

En fin, que entendemos la importancia de la Viagra para algunos, pero hay muchos otros temas para hacer una oposición punzante, si es que quieren.

Por ejemplo, las crecidas de Rodrigo Rato... al señor ministro le crecen... los enanos...

Alguna disfunción debe de haber en el ministerio de Hacienda que no acaban de encontrar un secretario de Estado en condiciones. El de ahora era asesor fiscal del BBVA...

Cualquier día hablamos con el profesor Estapé.

Bona tarda. Comença La Columna.


© 1998-2017 www.juliaotero.net