La larga mano de Garzón ha llegado también al oasis

Editorial del 27 de octubre de 2009

Ayer nos creímos que un meteorito había abierto un cráter de un montón de metros en Letonia, y esta mañana, en cambio, no dábamos crédito a la detención de 2 pesos pesados de la era Pujol y un alcalde socialista en activo.

En Cataluña había un run-run de fondo desde hace décadas entorno a la figura de Lluis Prenafeta, un hombre que llegó a tener, como secretario de la presidencia, casi el mismo poder que Pujol. Le buscaron las cosquillas judiciales hace más de 10 años, pero, como ocurre a menudo con los peces gordos, no pudo probarse nada.

Y, resulta que hoy, no sólo cae Prenafeta sino también el ex-consejero de gobernación, Maciá Alavedra. Desde Convergencia se ha dicho con mucha diligencia que no va con ellos, que los detenidos hace tiempo que no están en la pomada y que serán cosas de sus negocios privados. En cuanto al alcalde de Santa Coloma, la dirección socialista también ha corrido a pedir la renuncia de los suyos y su expulsión. Hablamos de corrupción urbanística, blanqueo de capitales y tráfico de influencias. La larga mano de Garzón ha llegado también al oasis.

En 3 años, ya van 17 alcaldes encarcelados: 6 son del PP, 4 del PSOE y el resto, independendientes de todos los pelajes y exotismos como el GIL o el PAL.

En un arrebato de optimismo nos preguntamos si la crisis está siendo el marco incomparable para hacer una bonita catarsis y librarnos de tanto chorizo. Añadan Gürtel, Palma Arena, Millet, El Ejido... ¿Será sólo un espejismo o hemos tocado techo y estamos en condiciones de no seguir degenerando la cosa pública?...


© 1998-2017 www.juliaotero.net